El origen del “spam”

¿Alguna vez te has preguntado por qué llamamos “spam” a todos esos emails publicitarios que no paran de llegarnos?

Normalmente suelo ser una persona bastante curiosa, y este es el tipo de cosas que me gusta averiguar, pero en este caso estoy casi segura de que no conocía la historia hasta que un buen día nos la contó un profesor en la universidad, lo cual tiene su sentido, dado que probablemente estuviéramos estudiando algo relacionado con protocolos de envío de correo electrónico. Sí, ya, suena fascinante, qué me vais a contar.

Mail image

Imagen: freepik.com

¿De dónde viene el término?

En realidad, para explicarlo hay que contar no una, sino dos historias.

Originalmente “SPAM” era (o es, creo que aún existe) un tipo de comida creada en los Estados Unidos en los años 30 hecha a base de paleta de cerdo con jamón, sal, agua, azúcar y alguna cosa más. Parece ser que no era precisamente una delicatessen, pero de todas formas se hizo popular entre las clases bajas tras la Gran Depresión y se convirtió en un alimento común en el menú de los soldados estadounidenses, británicos e incluso rusos durante la Segunda Guerra Mundial. La mismísima Dama de Hierro (Margaret Thatcher para los amigos) lo describió como “una exquisitez de los tiempos de guerra”.

Esa es la versión corta de la historia, ¿nada que ver con los emails, no? Bueno, por raro que parezca se lo debemos en gran medida a los Monty Python.

Cómo los Monty Python “crearon” el término “spam”

Todo viene de un sketch de 1970 en el que el cliente de un restaurante intenta pedir un plato en el que no haya SPAM. Tras discutir un rato qué llevaba más SPAM, si el “Bacon con SPAM y salchichas” o el “SPAM con huevos, salchichas y SPAM”, un grupo de vikingos que casualmente andaba por allí empieza a cantar una canción repitiendo una y otra vez la palabra “spam”.

“Spam, spam, spam, spam. ¡Rico spam! ¡Maravilloso spam! Spam, spa-a-a-a-a-am, spa-a-a-a-a-a-am, spam. ¡Rico spam!”

A partir de ahí se convierte en un conjunto de cosas sin sentido, pero es precisamente por eso que es divertido 🙂

Sin embargo, el detalle de los vikingos que cantan no es algo añadido al azar, sino que parece ser que el mayor productor europeo de SPAM de la época era una empresa danesa.

Con el paso de los años, internet se convirtió en una herramienta muy popular utilizada por millones de personas a diario y cuando la gente empezó a enviar correos de forma indiscriminada para hacer publicidad de sus negocios o de sabe Dios qué, alguien se debió de acordar del sketch de los Monty Python y, voilà, ahora todo el mundo usa esa palabra 🙂

Algunos enlaces interesantes

Artículo de Wikipedia sobre SPAM (el alimento)

El sketch de los Monty Python

Una explicación un poco más larga de la mano de Mental Floss (en inglés)




Bea

Bea

¡Hola! Mi nombre es Bea y me encantan los idiomas, por eso escribo artículos sobre cualquier cosa relacionada con ellos que se me pase por la cabeza aquí, en Anything but language. ¡Espero que lo disfrutes!
Bea